RSS

Archivo de la etiqueta: Médico de familia defensor del paciente

Abordaje de la incertidumbre

 “Afrontando la incertidumbre en una época de abundancia de conocimientos” (Dealing with Uncertainty in a Time of Plenty ) es una narración de Ranjana Srivastava en New England Journal of Medicine que plantea un ejemplo real de cómo la incertidumbre no se maneja buscando solo en los sitios donde hay luz sino sabiéndose manejar en la sombra. Lo hace con las palabras que siguen:

Es la más nueva tendencia en la medicina: “la atención centrada en el paciente”. Cínicamente, creo yo, “¿No es eso lo que siempre ha significado ser médico?” Pero mi curiosidad me lleva a un taller, donde dos pacientes describen su experiencia de enfermedad de una manera perspicaz. Una paciente discute su diagnóstico de linfoma seguido por cáncer de mama. Presenta un cuadro en el que ella se coloca en el centro de una rueda con muchos radios: internista, oncólogo, hematólogo, radioterapeuta, psicólogo, cardiólogo, fisioterapeuta, trabajador social, enfermera, farmacéutico. “¿Y la parte centrada en el paciente?”, entona. “Bueno, yo estoy en el centro de la confusión. Nadie habla con los otros, sino que todos hacen lo que consideran conveniente y esperan que yo sea la intermediaria”. Ella sostiene su diario médico voluminoso. Nosotros los médicos hacemos gestos de asentimiento, deseando creer que nunca seríamos uno de esos médicos. El segundo paciente es mayor. En tono más mesurado, ofrece el mismo mensaje con respecto a sus 10 años de historia de cáncer de próstata, durante los que ha visto a 12 expertos. “Primero fue la posibilidad de someterse a una operación, a continuación, las hormonas o la radiación, ahora es la quimioterapia como alternativa a la espera atenta”. Reflexiona: “Si me hubieran dicho al comienzo de mi enfermedad que mayor número de expertos llevaría a una mayor confusión, me hubiera reído. Pero ahora lo entiendo. ¿Cómo puede alguien tranquilizarme sobre mi salud cuando no pueden ponerse de acuerdo entre ellos?”. A medida que se acerca cada cita, va atemorizándose más, porque ni siquiera el médico sabe qué hacer con una condición supuestamente común. Un miembro del público interviene. Es un oncólogo próximo a los sesenta años. Habla con el tipo de autoridad que puede silenciar una habitación: “Pero los médicos no se ponen de acuerdo entre ellos porque los datos no son claros. No es su culpa – ¿entiende usted eso? ” El paciente asiente con la cabeza. “Yo lo entiendo, de verdad, pero hay maneras de conformar una respuesta para que el paciente no se sienta solo. Salí de muchas citas con la sensación de que no había nadie como yo y que no habría una respuesta adecuada para mí”. “Ese es mi punto de vista,” presiona el oncólogo. “Cuando los datos son pobres, ¿cómo puede su oncólogo decir correctamente lo que es el mejor?” “Yo entiendo que no se puede inventar una respuesta donde no la hay”, responde el paciente, “pero es la manera de decirlo lo que cuenta. Creo que ustedes iban a encontrar que muchos pacientes pueden lidiar con la incertidumbre, siempre que se les explique adecuadamente “. “Pero no puedo darle tranquilidad si yo mismo no estoy tranquilo” protestó el oncólogo. “Si PubMed no me puede clarificar, ¿cómo puedo educar yo al paciente?” El oncólogo se está poniendo furioso por la incapacidad del paciente para comprender su lógica simple. El paciente mueve la cabeza al obtuso doctor. El coordinador interviene, recordándonos que el punto es mantener al paciente, en su totalidad ,en la mente y que los pacientes buscan la seguridad de que sus médicos trabajarán continuamente junto a ellos, incluso en los momentos de dudas internas. No es una conclusión extraordinaria, pero el oncólogo no está convencido. “¿Es real este paciente?”, murmura.

 LEER MÁS Read the rest of this entry »

Anuncios
 

Etiquetas: , ,

El alcance y las razones de la vacuna del virus del papiloma (HPV)

La Dra. Harper, investigadora lider en alguno de los estudios pivotales que llevaron al reconocimiento de la vacuna del papiloma, matiza en Current knowledge of impact on gynecologic premalignancies un alcance mas limitado de lo que habitualmente se reconoce:

“Dado que los datos surgen de los riesgos y beneficios relativos de los distintos métodos para la reducción del cáncer de cuello uterino, hay una creciente necesidad de que las mujeres al tomar sus decisiones informadas conozcan todas sus opciones. El entorno actual de cambio de las guía de cribado del cáncer de cuello uterino mediante prueba de Papanicolaou, la comercialización directa a los consumidores de las vacunas, y la confusión general sobre los riesgos de cáncer de cuello uterino proporcionar una oportunidad ideal para presentar a las mujeres claras opciones sobre los riesgos y beneficios del cribado del cáncer de cuello uterino y la vacunación contra el VPH. La presentación de información sobre los hechos en formas que generan miedo, como la publicidad de que 30 mujeres por día en los EE.UU. contraen cáncer de cuello uterino, son poco útiles para las mujeres. Los médicos deben proporcionar hechos que puedan ser comparados a través de las diversas opciones para el bienestar de sus pacientes. Por ejemplo, con la detección mediante cribado del cáncer cervical en los EE.UU., 8 / 100, 000 mujeres contraen cáncer cervical cada año; Considerando que, con la vacunación contra el VPH, sin cribado, asumiendo la eficacia de por vida de la vacuna y que todas las mujeres sean vacunadas, 9.5/100, 000 y 14/100, 000 mujeres podrían presentar cervical cáncer cada año con Cervarix o Gardasil, respectivamente. La combinación del cribado y la vacunación no disminuye significativamente el número de mujeres que desarrollan cáncer cervical cada año, pero se reduce el número de mujeres con pruebas de cribado anormales. Esto puede no ser la información más apropiada para lograr una mayor captación a un programa de vacunación contra el HPV, pero el objetivo de los médicos no es vender vacunas. Los objetivos de los médicos incluyen proporcionar un debate completo y abierto orientando a las mujeres para que puedan tomar una decisión para su protección contra el cáncer de cuello uterino que esté en consonancia con los valores personales propios de la mujer”.

Read the rest of this entry »

 
 

Etiquetas: ,

¿Quién debe definir la enfermedad?

En Mayo de 2011 la revista BMJ (BMJ 2011; 342: d2974 ); publica un editorial que resume y comenta un artículo del conocido periodista Ray Moynihan en BMJ en los términos que siguen:
El año pasado un grupo internacional de sociedades profesionales cambió la definición de diabetes gestacional. Se redujo sustancialmente el umbral diagnóstico de glucosa en, serán diagnosticadas más del doble de mujeres. Ahora abarcará casi uno de cada cinco embarazos.

En la investigación que presenta esta semana (doi: 10.1136/bmj.d2548), Ray Moynihan destaca éste como el último ejemplo de cómo se están ampliando las definiciones de  trastornos comunes. Tanto es así que según algunas estimaciones, casi toda la población adulta ahora se clasifica como que tiene por lo menos una enfermedad crónica.

La enfermedad mental es un área de especial preocupación, dice, donde ya merodea la controversia alrededor de las definiciones del trastorno por déficit de atención, autismo y trastorno bipolar. Los criterios diagnósticos revisados elaborados por la Asociación Americana de Psiquiatría (DSM-V) podrían, advierte, desatar una ola de lo que un psiquiatra llama ” epidemia de falsos positivos.”

Lo que subyace tras la decisión de ampliar las definiciones de enfermedad, según él, son los conflictos de interés incrustado entre los responsables de la toma de decisiones. De los miembros del grupo responsable del conjunto actual de definiciones psiquiátricas en el DSM-IV, el 56% tenían vínculos financieros con compañías farmacéuticas. La cifra para el DSM-V no se modifica. En otros campos el panorama es similar. La mitad de los miembros del grupo que creó el diagnóstico de pre-hipertensión en el año 2003 tenían vínculos amplios con la industria.

Como dice Moynihan, ya no hay excusas para la continuación de este estado de cosas. Los que argumentan que es demasiado difícil encontrar expertos que no tengan vínculos con la industria no buscan lo suficiente bien. Los órganos de toma de decisiones importantes – la Food and Drug Administration y los National Institutes of Health in America, y el UK’s National Institute for Health and Clinical Excellence,  entre otros- han adoptado una tolerancia cero a los expertos con conflictos de intereses financieros. NIH ha dado un paso más, excluyendo a las personas que tienen una opinión publicada sobre un asunto que se trate. Como dice en el artículo un alto directivo del NIH, “los conflictos de interés intelectual puede ser igualmente importantes”

Moynihan propone ir más allá todavía, de nuevo siguiendo el ejemplo del NIH. Sus paneles incluyen una amplia gama de expertos y, sobre todo, personas que representan el interés público general. Puesto que la sociedad civil tiene una participación importante en las decisiones acerca de dónde termina la normalidad y comienza la enfermedad, ellos también deben tener algo que decir.
Tales paneles, por supuesto, necesitan buenas pruebas sobre las que basar sus decisiones, incluidas pruebas sobre el coste-eficacia de costes de cambiar una categoría diagnóstica. Ahí reside el problema. Como señala Moynihan, el tipo de evidencia que necesitamos es insuficiente: “las afirmaciones sobre la naturaleza o el alcance de los problemas médicos son raramente expuestas al mismo sistemático y riguroso escrutinio que los estudios de tratamientos para ellos”.

Estoy impresionado por la cita de Frances Allen, el psiquiatra que presidió el grupo de trabajo para el DSM-IV. “Los nuevos diagnósticos son tan peligrosos como los nuevos medicamentos, dice. “Tenemos procedimientos muy informales para definir la naturaleza de los trastornos, sin embargo, pueden dar lugar a tratar a decenas de millones de personas con medicamentos que no necesitan, y que pueden hacerles daño.”

Entonces, ¿qué deben hacer los médicos, sobre todo en su nuevo papel extendido como responsables de la asistencia?:

  • Tenga cuidado con las nuevas definiciones de enfermedad,
  • pregúntese por su procedencia,
  • ponga a los pacientes al tanto del debate,
  • solicite una mayor transparencia y normas más estrictas de los responsables de tomar las decisiones,
  • luche por su propia independencia, 
  • busque maneras de fomentar este debate y valorarlo en los demás.

 

ELEMENTOS TEÓRICOS RELACIONADOS CON LA CLÍNICA DE MEDICINA DE FAMILIA DESDE UN ENFOQUE SISTÉMICO

COMENTARIOS

El médico de familia tiene un acceso privilegiado a su paciente y la función profesional de negociar junto con él, en base a las definiciones de salud existentes y en base a un conocimiento basado en pruebas, los objetivos de salud que éste pueda desear. El resultado puede ser más significativo para el paciente y más gratificador para el médico que ve así profundizado su rol médico.

 

 

 

Etiquetas: , , , , ,