RSS

Archivos Mensuales: enero 2012

CRISIS ECONÓMICA Y SALUD MENTAL

Enla ciudad de Bradford ha sido recientemente estudiado el efecto de la crisis económica actual sobre la salud mental de la gente. El estudio se denomina Mental health, resilience and the recession in Bradford  y el siguiente es su resumen:

RESUMEN Este estudio exploró el impacto de la pérdida involuntaria del empleo en un momento de recesión económica en la vida cotidiana y el bienestar mental de las personas desempleadas en Bradford. Se investigó el papel de los recursos personales, sociales y locales en su capacidad de recuperación. Esta investigación ha mostrado que las personas en desempleo están particularmente en riesgo de ser golpeados por la recesión económica y por lo tanto tienen un mayor riesgo de menor bienestar mental y de problemas de salud mental. ¿Qué estrategias de afrontamiento ayudaron a las personas desempleadas en Bradford en tiempos de recesión? Esta investigación explora el impacto en la salud mental del desempleo. Los investigadores hicieron 16 grupos focales en Bradford (ciudad inglesa de unos 300.000 habitantes) que incluyeron a 73 personas desempleadas para averiguar cómo la pérdida de empleos afectó al bienestar en la vida cotidiana y qué estrategias de afrontamiento personal y oportunidades de apoyo financiero fueron útiles. Los participantes revelaron cómo las pérdidas financieras podrían afectar la salud mental y el papel que jugaron aspectos tales como la pérdida de un rol social previamente valorado social y la falta de una organización estructurada de la vida durante el día. El estudio: examina el impacto del desempleo involuntario a través de los diferentes grupos; identifica los peligros a la salud mental asociados con el desempleo, y presenta las diferentes estrategias de afrontamiento utilizadas por hombres y mujeres y por grupos de edad diferentes. Se identifican cinco aspectos principales que requieren atención política adicional para garantizar que las personas que están en paro no sufren también de problemas de salud mental.

Puntos clave

  • El desempleo causó problemas financieros importantes. Incapacidad para cumplir con los gastos diarios y afectación significativa del bienestar mental, al igual que la pérdida de la estructura diaria y de los roles sociales.
  • La capacidad de los participantes para manejarse se vio afectada por dos características de la resiliencia (capacidad de adaptación y superación de los contratiempos): las estrategias personales de afrontamiento y la ayuda práctica y apoyo emocional que recibieron.
  • Los hombres se mostraron renuentes a hablar con otros sobre el estrés y los síntomas depresivos, mientras que las mujeres estaban más abiertas a la búsqueda de alivio de esta manera.
  • Los hombres más jóvenes hablaron del uso de drogas ilegales y de alcohol para lidiar con el estrés, las mujeres y los hombres mayores no mencionaron estas prácticas de afrontamiento mediante la evitación.
  • Las familias a menudo fueron la principal fuente de ayuda práctica y financiera. Sin embargo, no todos los participantes consideraron a los familiares como las personas más idóneas a quien recurrir. Varios prefirieron hablar de sus problemas con la gente de fuera de su familia y en las redes sociales.
  • Los participantes se mostraron reacios a solicitar atención a sus médicos sobre los síntomas depresivos, debido al temor de recibir antidepresivos y al estigma asociado a los problemas de salud mental.
  • Las políticas del gobierno de mantener y reintegrar a las personas en el trabajo durante las recesiones económicas pueden reducir los efectos del desempleo sobre la salud mental.
  • Los autores concluyen que las intervenciones locales siguientes también podrían ayudar a promover la salud mental a los desempleados el bienestar y su capacidad de adaptación y superación de los contratiempos.
    • reducción de la carga de la deuda;
    • el desarrollo de grupos de apoyo de personas desempleadas; 
    • la reducción de listas de espera para las terapias psicológicas y
    • el fortalecimiento de los servicios que ayudan a personas con problemas de salud mental para volver a entrar en el trabajo.

ELEMENTOS TEÓRICOS RELACIONADOS CON LA CLÍNICA DE MEDICINA DE FAMILIA DESDE UN ENFOQUE SISTÉMICO

COMENTARIOS TORTUGA

 Si enfermar puede ser visto como una desconexión de las redes en que se está inmerso, diagnosticar puede ser visto como encontrar los puntos de ruptura en la red biopsicosocial y tratar como una reconexión de esos puntos de ruptura de la red. El objetivo último de la intervención del sistema sanitario y del médico de familia sería contribuir a mejorar la calidad de vida de las personas. En sistemas complejos, los ecosistemas humanos pueden empobrecer sus relaciones y restaurarlas puede ser uno de los objetivos de la intervención sanitaria. El abordaje de la salud individual, familiar y comunitaria son perspectivas de una misma visión solo limitada por la parte de realidad que seleccionemos según resulte más o menos significativa para los diversos actores de la intervención sanitaria Esta investigación refuerza la idea de que el médico de familia tiene que interesarse por la situación económica que atraviesa su paciente -en estos últimos tiempos más que nunca- y como mínimo escuchar cuál es su situación mediante escucha activa y, si es posible, recordarle puntos de contacto potencialmente útiles con la red social: recusos sociales, familiares, sanitarios, etc.

 

Anuncios
 

Etiquetas: , ,

Abordaje de la incertidumbre

 “Afrontando la incertidumbre en una época de abundancia de conocimientos” (Dealing with Uncertainty in a Time of Plenty ) es una narración de Ranjana Srivastava en New England Journal of Medicine que plantea un ejemplo real de cómo la incertidumbre no se maneja buscando solo en los sitios donde hay luz sino sabiéndose manejar en la sombra. Lo hace con las palabras que siguen:

Es la más nueva tendencia en la medicina: “la atención centrada en el paciente”. Cínicamente, creo yo, “¿No es eso lo que siempre ha significado ser médico?” Pero mi curiosidad me lleva a un taller, donde dos pacientes describen su experiencia de enfermedad de una manera perspicaz. Una paciente discute su diagnóstico de linfoma seguido por cáncer de mama. Presenta un cuadro en el que ella se coloca en el centro de una rueda con muchos radios: internista, oncólogo, hematólogo, radioterapeuta, psicólogo, cardiólogo, fisioterapeuta, trabajador social, enfermera, farmacéutico. “¿Y la parte centrada en el paciente?”, entona. “Bueno, yo estoy en el centro de la confusión. Nadie habla con los otros, sino que todos hacen lo que consideran conveniente y esperan que yo sea la intermediaria”. Ella sostiene su diario médico voluminoso. Nosotros los médicos hacemos gestos de asentimiento, deseando creer que nunca seríamos uno de esos médicos. El segundo paciente es mayor. En tono más mesurado, ofrece el mismo mensaje con respecto a sus 10 años de historia de cáncer de próstata, durante los que ha visto a 12 expertos. “Primero fue la posibilidad de someterse a una operación, a continuación, las hormonas o la radiación, ahora es la quimioterapia como alternativa a la espera atenta”. Reflexiona: “Si me hubieran dicho al comienzo de mi enfermedad que mayor número de expertos llevaría a una mayor confusión, me hubiera reído. Pero ahora lo entiendo. ¿Cómo puede alguien tranquilizarme sobre mi salud cuando no pueden ponerse de acuerdo entre ellos?”. A medida que se acerca cada cita, va atemorizándose más, porque ni siquiera el médico sabe qué hacer con una condición supuestamente común. Un miembro del público interviene. Es un oncólogo próximo a los sesenta años. Habla con el tipo de autoridad que puede silenciar una habitación: “Pero los médicos no se ponen de acuerdo entre ellos porque los datos no son claros. No es su culpa – ¿entiende usted eso? ” El paciente asiente con la cabeza. “Yo lo entiendo, de verdad, pero hay maneras de conformar una respuesta para que el paciente no se sienta solo. Salí de muchas citas con la sensación de que no había nadie como yo y que no habría una respuesta adecuada para mí”. “Ese es mi punto de vista,” presiona el oncólogo. “Cuando los datos son pobres, ¿cómo puede su oncólogo decir correctamente lo que es el mejor?” “Yo entiendo que no se puede inventar una respuesta donde no la hay”, responde el paciente, “pero es la manera de decirlo lo que cuenta. Creo que ustedes iban a encontrar que muchos pacientes pueden lidiar con la incertidumbre, siempre que se les explique adecuadamente “. “Pero no puedo darle tranquilidad si yo mismo no estoy tranquilo” protestó el oncólogo. “Si PubMed no me puede clarificar, ¿cómo puedo educar yo al paciente?” El oncólogo se está poniendo furioso por la incapacidad del paciente para comprender su lógica simple. El paciente mueve la cabeza al obtuso doctor. El coordinador interviene, recordándonos que el punto es mantener al paciente, en su totalidad ,en la mente y que los pacientes buscan la seguridad de que sus médicos trabajarán continuamente junto a ellos, incluso en los momentos de dudas internas. No es una conclusión extraordinaria, pero el oncólogo no está convencido. “¿Es real este paciente?”, murmura.

 LEER MÁS Read the rest of this entry »

 

Etiquetas: , ,