RSS

Archivo de la etiqueta: Entendimiento

Medicina de Familia orientada al Ser

    Ser y Estar                              

“Médico, cúrate a ti mismo”

 (proverbio o sentencia griega que nos han transmitido diversas fuentes, y que es popularmente conocido por formar parte del evangelio de san Lucas)

El verbo estar, según Babelnet, es un verbo de situación, resultado y estado. Con este verbo expresamos en español la situación en el espacio y tiempo, circunstancias, estados, intenciones, momentos de una acción, etc.

Ser, sin embargo, es un verbo ‘esencial’. Ser define el sujeto, es decir, señala una característica que también puede ser permanente o accidental, pero siempre esencial. Ser identifica el sujeto y el atributo.

Lo que llamamos “enfermedad” vemos que puede expresarse tanto con el verbo ser como con el verbo estar:

  • No es culpa suya, es un enfermo (lo “suyo” es tener problemas de salud).
  • Estuve enfermo un mes (por ahora, su salud no es buena).

Estar es un verbo de ‘estado’ que señala cómo se encuentra en un momento determinado, o siempre, el sujeto. El paciente que “está enfermo” vive un “estado” más o menos transitorio pero, en todo caso, solo uno de sus posibles estados.

Por eso, según la Hispanoteca, el verbo estar tiene un carácter mucho más enfático y emocional que el verbo ser, por ser un verbo más subjetivo. No quiere decir que el verbo estar exprese estados transitorios. Los estados que compara o contrasta pueden ser permanentes e incluso inherentes y normales. Pero lo hace con más énfasis que el verbo ser. El hablante compara con la experiencia que ha hecho con los estados de otras cosas.

Ser, según la Vigesima segunda edición del Diccionario de la lengua de la Real Academia Española puede significar: esencia o naturaleza.

Cuando decimos “es un enfermo de diabetes”, anteponiendo el sustantivo enfermo al sustantivo diabetes nos referimos a un “ser humano enfermo”; decimos que ese ser humano es, esencialmente, un enfermo. En realidad, hemos sustituido el término “una persona enferma” (sustantivo “persona” + adjetivo “enferma”) por un sustantivo o adjetivo sustantivado, “un enfermo”. Cuando decimos “un diabético” todavía sustantivamos más, ya solo existe “la diabetes”, “la enfermedad”.

Sin embargo, la esencia de un ser humano no es la enfermedad…, ni tampoco la salud. El funcionamiento biológico, e incluso, psicológico y social, más o menos acorde a las expectativas de la propia persona o la clase médica, no define lo que es un ser humano. Ni siquiera los atributos que habitualmente se relacionan más con el verbo ser que con el verbo estar (ver gráfico al comienzo de la entrada) como pueden ser: creativo, inquieto, rebelde, generoso… tendrían por qué considerarse la esencia de un ser humano concreto. Considerar esencial el dolor crónico de una fibromialgia que se padece desde niña o considerar esencial la neurosis de la que se tomó conciencia hace 20 años, o considerar esencial la rebeldía, aborta las posibilidades de que un ser se manifieste de una manera pluripotencial, y los médicos, entre otros estamentos, contribuimos a una determinada visión -etiqueta- o constricción de la esencia. Un enfermo que está grave en una UVI, pero consciente, puede tener todo su cuerpo enfermo pero no tiene afectado su ser esencial. Si atendemos pacientes en lugar de seres, atendemos más bien a las imágenes que nuestros pacientes tienen de sí mismos y a la que nosotros tenemos de ellos. Una Medicina de Familia orientada al Ser implicaría un abordaje sin etiquetas, sin prejuicios, ni sobre la persona – el Ser- que intentamos ayudar ni sobre nosotros mismos ni sobre nuestra técnica -la medicina. Esta forma de ejercer la medicina implica un estado de tranquilidad mental y autoobservación que permita, además de una aplicación juiciosa de nuestro razonamiento clínico, acciones intuitivas, no tan mediadas por los prejucios. Sería la medicina de un Ser dirigida a un Ser. Y dirigirse en al acto médico al propio Ser y al Ser del otro supondría, como propone la sentencia griega que encabeza el post, la “curación” de nuestra propia miopia cuando consideramos nuestro estar (nuestro contexto) como sustituto de nuestro ser (nuestra esencia). De este modo, el médico cuando “cura a otro” se “cura a sí mismo”. En la práctica, puede ayudar una medicina tipo “tortuga”, sin prisas, centrada en lo esencial, atenta y respetuosa al ser profundo del paciente y atenta y respetuosa al ser profundo del médico.

ELEMENTOS TEÓRICOS RELACIONADOS CON LA CLÍNICA DE MEDICINA DE FAMILIA DESDE UN ENFOQUE SISTÉMICO 

Competencias esenciales del Médico de Familia

Anuncios
 
 

Etiquetas: , , ,

El efecto antibloqueo

La Señora Pantera Negra, con su pelaje corto y ralo -que le permitía mezclarse con el fondo en la selva y quedarse oculta- y sus ojos verde esmeralda, entró a la consulta caminando despacio, furtivamente…, y se mantuvo callada y cauta. Medía más de un metro de longitud, más 75 cm de cola, y una altura de 50 cm. Venía para control de su tratamiento por una neumonía. Fanny repasaba su historia: Hacía un mes que había acudido por tos persistente, y se había diagnosticado una neumonía en el contexto de una paciente con leucemia…

La Señora Grulla entraba posteriormente a la consulta con sus largas patas en proporción con el cuerpo, y hablando con su voz gritona. Era un control de su diabetes. Fanny analizó la dieta de la Señora Grulla: semillas y retoños de vegetales. Iba por los campos de trigo y otros sembrados en busca de las semillas, así como en el invierno acostumbraba a comer a las orillas de los ríos y lagos.

Fanny se daba cuenta que su dieta tenía que ver con sus hábitos de salud, pero también con sus actitudes y creencias que variaban… -“Vamos a ver”, se preguntó a sí misma Fanny, “aquí hay problemas que van cambiando –lo que se ve en un cierto momento es parte del panorama que se ve con mayor amplitud en otro momento…?”.

Y consultó con el Dr. Hund. -“Lo que estás viendo es la situación de la vida que fluye. Podíamos decir que su reverso es el bloqueo. Y eso tiene importantes implicaciones en medicina de familia, así que examinaremos El Efecto Anti-Bloqueo”, anunció el Dr. Hund. -“¿Anti-Bloqueo?”, preguntó sorprendida Fanny. “¿Cómo los frenos de los coches?”. -“Efectivamente, Fanny. Los frenos anti-bloqueo están diseñados para recuperar el control de la dirección cuando un sensor detecta el inicio de bloqueo de las ruedas. La idea que sustenta el concepto de los frenos anti-bloqueo es simple: se han diseñado para evitar el patinazo y ayudan a los conductores de vehículos a mantener el control del volante durante una situación o paro de emergencia.

LEER MÁS Read the rest of this entry »

 

Etiquetas: , ,

La Tortuga china y el Médico de Familia Tortuga

Según Jacques PRESTREAU en su web sobre tortugas :

“Tanto en Extremo Oriente (China, Japón, Vietnam, Corea, India, El Tíbet…) como en América del Norte (desde México hasta Alaska), la tortuga es, ante todo, el soporte del mundo. Casi en la totalidad de las civilizaciones antiguas del mundo entero (de las cuales aún algunas existen, como el pueblo aborigen de Australia, China o Vietnam) la tortuga siempre ha sido siempre un símbolo de sabiduría y longevidad. Esto se debe evidentemente a su larga vida y a su indolencia, pero al mismo tiempo a su discreción frente a los eventos que marcan el ritmo del mundo. La lentitud de su desplazamiento la hace figurar como digna representante de la sabiduría…y del arte de tener toda la eternidad delante de sí.

En china existe un cierto número de dioses que no son dioses bajo el sentido del mundo occidental sino representaciones de los muy diversos aspectos del espíritu humano. Entre estos dioses encontramos dos de los cuales hablaremos dado que están ligados directamente a tortugas legendarias. Se trata del Dios de los Exámenes y del Dios de la Longevidad.

El Dios de los Exámenes, Kui-Sing, está determinado en el cielo chino por las cuatro estrellas que forman el carro de la Osa Mayor. Es un dios de una fealdad particularmente notable, con la cara deformada por una horrible mueca. En su mano izquierda tiene un celemín, en la derecha un pincel de calígrafo. Está enteramente desnudo a excepción de un paño que rodea ligeramente las caderas. Se posiciona de una manera extraña, inclinado hacia adelante, en una postura que evoca a un hombre corriendo. Sólo el pie derecho reposa sobre el suelo o más bien… sobre una cabeza de tortuga. La explicación más precisa es que a lo largo de su vida en tierra este personaje fue el primer recibido en el Doctorado, pero viendo su inmunda fealdad el emperador rechazó entregarle el diploma. En la cima de la desesperación y el deshonor, se quitó sus vestiduras e intentó ahogarse pero una tortuga Ngao que por allí pasaba lo tomó sirviéndose de su cabeza e hizo de él un dios, expidiéndolo al Cielo.

El Dios de la Longevidad, Shou Xing, tiene el típico rostro del anciano chino de barba larga y enorme calva. Está encorvado pero se mantiene aún de pie, apoyándose con un gran bastón de madera lleno de nudos, teniendo en una de sus manos el fruto de la inmortalidad. A sus pies se encuentra una tortuga y a veces una garza o una grulla, animales que poseen una larga duración de vida.

Hoy, en un mundo en el que la tecnología y el modernismo han conquistado hasta los pueblos más perdidos de la tierra, el símbolo de la tortuga cambia poco a poco. Los hombres ya no creen en el poder del cielo y se creen capaces de explicar todos los fenómenos de la naturaleza. La tortuga se ve poco a poco relegada al rango de vieja tradición empírica, símbolo de la ingenuidad de los ancestros, de la ignorancia y del miedo irracional del mundo.

Es así que este maravilloso animal, antaño venerado como un verdadero intermediario entre el mundo material y el mundo espiritual, pierde su importancia en nuestra civilización moderna planetaria, encontrándose solo, frente a un Hombre que se aleja lentamente de la naturaleza que lo vio nacer”.

 

ELEMENTOS TEÓRICOS RELACIONADOS CON LA CLÍNICA DE MEDICINA DE FAMILIA DESDE UN ENFOQUE SISTÉMICO

 

COMENTARIOS TORTUGA

La vida y los conocimientos de la vida, como experiencia, es un campo mucho más amplio que el de la ciencia. En Medicina de Familia, dadas las conexiones biopsicosociales, se hacen precisos ambos tipos de conocimiento. No siempre el conocimiento científico es el más adecuado para vivir y convivir mejor. A esto, el médico debe añadir entendimiento que esla capacidad de discernir cómo se relacionan entre sí las partes o aspectos de un asunto y de ver la cuestión en su totalidad, no solo los hechos aislados. Así, poco a poco, ir acercándose a la sabiduría que permite aplicar la inteligencia en la experiencia, obteniendo conclusiones que nos dan un mayor entendimiento, que a su vez nos capacitan para reflexionar, sacando conclusiones que nos dan discernimiento de la verdad, lo bueno y lo malo.  La sabiduría implica amplitud de conocimiento y profundidad de entendimiento, que son los que aportan la sensatez y claridad de juicio que la caracterizan. El médico de familia podría desarrollar su sabiduría simplemente primero autoobservando su sentido común y luego desarrollándolo.

Desde esta sabiduría sería posbible, como el Dios de la Longevidad, Shou Xing, tomar el control del tiempo, más que someterse a su tiranía, dando prioridad a las actividades que redundan en el desarrollo de las personas, encontrando un equilibrio entre la utilización de la tecnología orientada al ahorro del tiempo y tomándose el tiempo necesario para disfrutar de las actividades laborales. No se trataría de ser más pasivos sino más selectivos con las actividades laborales, seleccionando las más significativas para el desarrollo humano. Recuperación de la palabra tranquila, el contacto directo con el paciente, recuperando lo sano y lo bello que existen detras de la enfermedad y la fealdad como la tortuga que convirtió en primer doctor a Kui-Sing. 

 

Etiquetas: , , ,