RSS

Medicina evolutiva

28 Jun

 Medicina evolutivaEn un articulo publicado en BMC Medicine, Evolutionary medicine – the quest for a better understanding of health, disease and prevention, Brüne y Hochberg nos recuerdan las bases y consecuencias de una nueva -20 años-  disciplina de la Medicina: la Medicina Evolutiva. Se traduce, a continuación el artículo completo y se recomienda a quien desee ampliar más la lectura de un artículo posterior, también en BMC Medicine de: Rühli F, Henneberg M: New perspectives on evolutionary medicine: the relevance of microevolution for human health and disease:

 Los médicos dan por sentado que cualquier parte del cuerpo puede ir mal en algún momento de la vida, como si fuera un aparato defectuoso que no está bien adaptado a la carga de la vida [1]. ¿Por qué es esto así? Desde un punto de vista evolutivo, no es sencillo asumir que el cuerpo humano está lleno de miles de defectos que nos hacen vulnerables a la enfermedad. La selección ha dado forma a las propiedades funcionales de los órganos durante eones casi a nivel óptimo para transmitir las ventajas de aptitud física en términos de supervivencia y reproducción. Si la evolución por selección natural ha esculpido nuestro exquisito diseño, ¿por qué nuestros pulmones, el corazón, el cerebro y otras partes del cuerpo se desordenan tan a menud? Por ejemplo, si los órganos funcionan bien durante 50 años, por qué no pueden seguir haciéndolo durante otros 50 años? ¿Por qué nuestros mecanismos de defensa se rompen de vez en cuando? Después de todo, ¿por qué nos enfermamos lo más mínimo, como Nesse y Williams preguntaron hace unos 20 años [2]?

VER MÁS

La Medicina Evolutiva ofrece una visión importante a estas y otras preguntas similares, de hecho, afirmamos que las cuestiones relativas a las causas de la enfermedad y la enfermedad no pueden responderse sin un enfoque evolutivo. Tampoco puede la medicina promover medidas preventivas para ayudar a las personas a mantener la salud sin un conocimiento profundo de las interacciones genético-ambientales que fueron conformadas en nuestro pasado lejano.

Un error médico común es suponer que cualquier órgano o parte del cuerpo está destinado a tener un diseño perfecto, en última instancia, para determinar la longevidad, mientras que la vista ofrecida por la evolución darwiniana es que los organismos están ‘diseñados’ para asegurar la propagación de los genes codificados en el ADN . Compromisos de diseño, producidos por presiones selectivas opuestas en la misma estructura, puede causar un aparente diseño subóptimo. El ejemplo más famoso en la literatura evolucionista es probablemente el de la cola del pavo real, lo que hace que los pavos reales sean sexualmente atractivos para las pavas reales, pero también pone al pavo real el riesgo de ser devorado por los depredadores [3], un proceso evolutivo que se refiere como el “principio de la desventaja »[4]. Otro ejemplo es el bipedismo, que supuestamente se desarrolló para permitir a nuestros antepasados ​​homínidos a recorrer largas distancias con un relativamente bajo consumo de energía [5], pero hace a los seres humanos vulnerables a desarrollar la inestabilidad de la columna vertebral (deslizamiento de los discos). Caminar erguido también produjo una discrepancia entre el crecimiento del cráneo del recién nacido y el estrechamiento del canal del parto materno, lo que obligó a nuestros ancestros a parir bebés inmaduros y desvalidos (“el dilema obstétrico”, [6]) – un compromiso de diseño que cambió radicalmente la forma de cuidar a nuestros niños, con consecuencias de largo alcance para nuestra psique humana, incluida la unión, la confianza y la cooperación [7]. Por lo tanto, el cuerpo humano (como en el resto de los seres vivos) comprende un conjunto de concesiones de diseño de los mecanismos de adaptación a menudo contradictorios [2].

La Medicina Evolutiva enfatiza la falta de adecuación de la lentitud de los seres humanos en la evolución de sus cuerpos con los cambiantes entornos modernos [8], lo que proporciona acceso a nuevas toxinas, como el tabaco, el alcohol y otras sustancias psicotrópicas, así como el aumento de calorías y dietas altas en grasas, junto con un estilo de vida cada vez más sedentario y físicamente menos activo [9]. Además, la contaminación ambiental, el crecimiento excesivo de la población produciendo tensión social, la introducción de métodos eficaces de control de la natalidad, y los cambios en las pautas de exposición a agentes infecciosos [10] han dejado su huella en nuestro cuerpo y continuarán haciéndolo. El catálogo de problemas de salud que pueden derivarse de dicha falta de coincidencia es largo, incluyendo la obesidad, el síndrome metabólico, la diabetes tipo 2, la enfermedad cardíaca coronaria, la enfermedad de Crohn, la insuficiencia renal, la osteoporosis, el accidente cerebrovascular, la depresión, la enfermedad de Alzheimer, la aterosclerosis, el asma, el cáncer, la hepatitis crónica o la cirrosis, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica y las infecciones de transmisión sexual, por mencionar sólo los de alto rango en la ‘lista negra’  de la OMS de las enfermedades que causan discapacidad.

Una de las lecciones más importantes de la evolución de una sociedad que envejece es aprender por qué debemos envejecer y por que muchas personas enferman de cáncer. El cáncer y el envejecimiento no son adaptativos, así que ¿por qué existen? Un equilibrio entre pleiotropías (la característica que tiene un gen para modificar distintos rasgos del fenotipo como en el albinismo donde las consecuencias del gen alterado afectan al color de la piel, el pelo y el iris) antagónicas es uno de los conceptos clave que responde a esta pregunta. Se refiere a la acción de los genes que tienen efectos beneficiosos en las primeras etapas de desarrollo (sobre todo cuando ocurren los picos potenciales reproductivos), mientras que los mismos genes ejercen efectos deletéreos a medida que el organismo envejece [11,12].

Ahora que la Medicina Evolutiva lleva desarrollándose casi 20 años, creemos firmemente que es momento para dedicarse a la investigación traslacional. Esto abarca la investigación de la biología del desarrollo evolutivo, que estudia los mecanismos de desarrollo que controlan el crecimiento del organismo, la configuración y la forma [13], las alteraciones en la expresión génica y la función que llevan a tal filogenia [14], y las cuestiones perteneciente al papel de la interacción gen-ambiente en la salud y la enfermedad [15].

En la próxima serie que será publicado en BMC Medicine, distinguidos académicos de diversos antecedentes médicos demostrarán cómo las ideas de teoría de la evolución no sólo mejoran nuestra comprensión de la enfermedad, sino que ofrecen nuevas formas de diagnosticar, gestionar y prevenir el padecimiento humano.

Como ejemplo por excelencia de las compensaciones de la ventajas en la época temprana de la vida contra la enfermedad en epocas porteriores, Al-Daghri et al. informaron sobre la selección positiva del gen NPC1 que se ha asociado con la diabetes de tipo 2, sin embargo, también transmite algo de protección contra la infección por virus [16]. Brüne ha publicado sobre los polimorfismos genéticos del receptor de oxitocina como posible candidato para el transporte de “susceptibilidad diferencial” a los trastornos psiquiátricos del desarrollo [17]. Hochberg y Belsky examinan la adolescencia como una etapa de la historia de la vida en el contexto del desarrollo. Muestran que la transición de la etapa anterior de juventud implica la plasticidad adaptativa en respuesta a los recursos energéticos, otras señales ambientales, las necesidades sociales de la adolescencia, y la maduración hacia la juventud y la edad adulta. Usando la teoría de la evolución de la socialización, demuestran que el estrés psicosocial familiar fomenta una rápida estrategia de historia de vida y reproductiva en lugar de una maduración temprana es un factor de riesgo para la agresión y la delincuencia [18]. En una línea similar, sin embargo, desde una perspectiva de investigación traslacional, Crispel et al. describen en un modelo de rata cómo la edad del destete regula la historia de vida, el crecimiento, la composición corporal y el ritmo de maduración [19]. Rühli y Henneberg destacan el hecho de que los seres humanos siguen evolucionando y que los cambios microevolutivos se pueden observar a lo largo de unas pocas generaciones, incluidos los cambios que son provocados por la mejora de la atención médica [20].

Esta nueva colección de artículos sobre la Medicina Evolutiva pretende alentar a los médicos reconocen la utilidad de añadir una dimensión evolutiva al enfoque “estándar” de la comprensión de las causas de la enfermedad, para avanzar en el tratamiento de la enfermedad, y para impulsar la búsqueda de la mejora de la prevención [15 , 21].

ELEMENTOS TEÓRICOS RELACIONADOS CON LA CLÍNICA DE MEDICINA DE FAMILIA DESDE UN ENFOQUE SISTÉMICO

COMENTARIOS TORTUGA

Los ecosistemas humanos son sistemas complejos que son cada vez más utilizados por los antropólogos ecológicos y otros académicos para examinar los aspectos ecológicos de las comunidades humanidad de una manera que integra múltiples factores como la economía, la organización socio-política, los factores psicológicos y los factores físicos relacionados con el medio ambiente. El ecosistema humano se define por tanto como un sistema dinámico relativamente autónomo, compuesto por una comunidad natural y su ambiente físico y está formado por cuatro elementos, población, medio ambiente, tecnología y organización social, en continua interacción entre sí, por lo que los cambios en cualquiera de ellos tienen repercusiones en los demás, lo que implica que, aunque el ecosistema siempre tienda hacia un equilibrio, éste no se alcanza nunca, ya que la continua interacción entre los cuatro elementos provoca desajustes, tensiones y conflictos, que se tienen que resolver necesariamente a través del cambio social.

Como consecuencia de la conciencia de su entorno, el médico de familia desarrolla su capacidad de comprender la interrelación inseparable entre el mundo físico o natural, el psíquico y el social según se expresa en el modelo biopsicosocial. Para todo ello necesita desarrollar su entendimiento, su pensamiento sistémico y su pensamiento crítico. El pensamiento sistémico es la actividad realizada por la mente con el fin de comprender el funcionamiento de un sistema y resolver el problema que presenten sus propiedades emergentes. La Medicina Evolutiva presenta, pues, un marco teórico que permite analizar y facilitar la toma de decisiones para el abordaje de una visión del hombre en la que las redes de los determinantes de la salud no solo se entienden en el presente sino que escudriñan también el pasado e introducen la visión del futuro en su análisis. Y todo esto no sólo en el hombre individual sino en el ser humano como colectivo. Por eso, además de interesarnos en por qué esta persona presenta esta enfermedad en estos días, debemos preguntarnos también por qué este tipo de enfermedades se presentan en los seres humanos en los últimos siglos.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: