RSS

EL EFECTO TITANIC

31 Oct

 INTRODUCCIÓN A FÁBULAS DOCENTES EN EL PAÍS DE LA MEDICINA

La Señora Gaviota, de 20 años de edad, un ave palmípeda de plumaje  blanco, pico ganchudo de color anaranjado y dorso ceniciento, y patas con dedos palmeados unidos por una membrana, vivía con su marido en una colonia del suelo llano de la playa, cerca de las marismas del ríos, donde tenía un nido sencillo, poco profundo y revestido de hierba. Tomaba una benzodiazepina por ansiedad relacionada con problemática de pareja. Pero Fanny veía que el efecto del tratamiento era en realidad debilitar la relación con su marido, en un sentido psicológico. Ella pensaba que la relación con su marido estaba en el origen de sus problemas, y así el tratamiento específico estaba contra-actuando respecto a un tratamiento contextual o situacional…

El Señor Hámster, era un mamífero roedor de edad media, con bolsas en cada mejilla que utilizaba para almacenar comida, con un pelaje denso y suave, y cuerpo robusto, patas y cola cortas. Vivía en una madrigueras subterráneas compuestas por varias habitaciones: el almacén para la comida; el comedor donde tomaba su comida compuesta sobre todo por granos de cereal, y que compartía en veladas con sus amigos: en esas frecuentes ocasiones comían semillas como pipas, avena pelada, maíz y cereales y arroz; el dormitorio donde hibernaba durante el invierno, pero solía despertarse para comer las provisiones almacenadas; y el nido, donde su esposa paría varias veces al año, una camada de hasta 18 crías. El Señor Hámster era diabético, y se le había dicho que debía seguir una dieta más estricta. Esta restricción interfería con su relación con los amigos, que involucraba el comer juntos en ocasiones sociales… El Señor Hámster redujo los contactos sociales y así llegó a estar más aislado -los hámster son de por sí animales solitarios- en su madriguera…

El Señor Hipopótamo, entró gruñendo en la consulta. Era el más corpulento y macizo de todos los artiodáctilos, tenía una alzada, en la cruz, de1,50 metros, una longitud de4,50 metros, más45 cm. de cola, y un peso de 4 toneladas. Sus ojos eran salientes y las fosas nasales estaban situadas en la superficie superior de su enorme hocico. La boca era muy amplia y los caninos enormes. La piel era gruesa y desnuda, de color grisáceo- rojizo. Se le había diagnosticado en un chequeo rutinario una isquemia coronaria y se le recomiendó limitar sus actividades físicas. Así, dejó de nadar en el agua y de ir por el bosque con la manada en busca de comida, y se tumbaba y dormitaba cerca de la orilla, tumbado mitad en el agua y mitad sobre la tierra, al sol, y únicamente levantanba perezosamente la cabeza para observar lo que sucedía a su alrededor. Pero este reposo era un factor de riesgo más para que ese diagnóstico se desarrollara y se cumpliera, además el reposo le inducía a alimentarse en exceso de hierbas acuáticas, gramíneas y caña de azúcar.

 La Señora Libélula era un insecto viejo de ya 6 años, con sus grandes ojos multifacetados, dos pares de fuertes alas transparentes y cuerpo alargado. Se la había etiquetado de como osteoporótica, y eso la causaba temor a las caídas lo que provoca una reducción de la movilidad, dejando de revolotear por las cercanías de lagos, charcas, ríos y tierras pantanosas,  lo que conducía a una mayor aceleración de la pérdida de hueso, y empobrecía su dieta que obtenía en esas zonas.

LEER MÁS

 Fanny estaba algo sorprendida:

-“En todos estos pacientes había un cúmulo de problemas derivados de dar tratamiento basado en datos biomédicos, sin tener en cuenta el contexto. Era como si una decisión biomédica actuase como un error que daba origen a nuevas casualidades perniciosas…”, pensabe Fanny.

Y se lo comentó al Dr. Hund.

 -“El Efecto Titanic”, le contestó de sopetón el Dr. Hund, posándose en su atalaya de regreso de un corto vuelo.

 -“¿El barco?”, preguntó incrédula Fanny.

 -“Sí, Fanny, en esos pacientes pasaba, aunque quizás con menos dramatismo, como en el Titanic. Un cúmulo de errores o negligencias o casualidades: la chapa tenía demasiado azufre y la hacía quebradiza en vez de deformable; el vapor Californian avisó de los icebergs pero el capitan del Titanic no hizo caso; cuando se vio el iceberg el barco hizo una maniobra errónea para tratar de esquivarlo, e hizo que el golpe fuera en una parte más sensible del Titanic; el Californian no acudió al rescate de los naufragos; no había sitio para todos los pasajeros en las barcas salvavidas; el vigía del Titanic no disponía de prismáticos; no eran frecuentes los icebergs en esa zona…, etc. Estas casualidades o errores hicieron que el barco más lujoso, rápido, seguro, grande…., se hundiera en su primera travesía”, aseguró el Dr. Hund.

 -“O sea, el Titanic, como la biomedicina de alta tecnología, o como los fármacos novedosos: el tratamiento que produce la mayor reducción del riesgo de una enfermedad determinada, produce a su vez otros problemas biomédicos por no tener en cuenta el contexto, que incluso agravan el riesgo de esa enfermedad”, abrevió Fanny..

 -“Así es, Fanny. El Titanic se había concebido con las técnicas más modernas de principios del siglo XX. Los ingenieros navales creían por aquel entonces que el progreso de la ciencia permitiría eliminar los riesgos. Nunca la creencia en la técnica, la ciencia y el progreso había sido tan fuerte. En este marco se concibió el Titanic, el primer transatlántico con doble casco. Tenía 16 compartimentos estancos, tres millones de remaches de tres centímetros de grosor, pesaba 42.000 toneladas, medía300 metrosde largo,30 metrosde alto desde la quilla al puente y otros 30 desde el puente al vértice del mástil. Era el más lujoso del mundo, con piscina cubierta, gimnasio, squash, baños turcos, jardín…También era la mayor estructura jamás fabricada por el hombre”, especificó el Dr. Hund.

 -“Miau…”.

-“Se había botado el 31 de mayo de 1911, y el viaje inaugural -de Southampton, Inglaterra, a Nueva York- se inició el 10 de abril de 1912, cuatro días antes de la tragedia. En la mañana del 14 de abril, el barco ya había atravesado la mitad del Atlántico. Horas después, la radio del California, un vapor que pasaba cerca de allí, transmitió las primeras noticias: había icebergs en el camino y la navegación comenzaba a hacerse peligrosa. Pero el capitán, E.J.Smith, no ordenó reducir la velocidad, pues, según se cree, quería batir un récord. Poco después de las 11 de la noche, la montaña de hielo estaba a menos de500 metros. ‘¡Iceberg por la proa!’, gritó el vigía Freed Fleet. El primer oficial, W.M. Murdoch, reaccionó y mandó dar marcha atrás y virar a babor, pero era imposible hacerlo tan deprisa. El iceberg rozó imperceptiblemente la proa y abrió una brecha. Se suponía que los compartimentos estancos no podían inundarse…, pero lo hicieron porque los constructores los habían hecho abiertos por arriba. Hacia las dos de la madrugada, un crujido anunció que el Titanic se había partido en dos. Veinte minutos más tarde, el transatlántico que se creía insumergible se hundió en las profundidades. Sólo hubo 705 supervivientes”, reveló el Dr. Hund.

 -“¡¡Miau!! ¡Se me erizan los pelos!”, exclamó Fanny. “Quizás tenga que hacer, para tranquilizarme, lo que cuentan que hizo un pasajero de primera clase que se estaba bebiendo un whisky, al enterarse de lo sucedido. Dijo a sus amigos: voy a buscar algo de hielo a cubierta para echar a esto”, bromeó Fanny.

 -“Lo cierto, Fanny, es que lo de dar tratamientos basados sólo en datos biomédicos sin tener en cuenta el contexto, no son asuntos para tomarlos a broma”, concluyó el Dr. Hund.

 

ELEMENTOS TEÓRICOS RELACIONADOS CON LA CLÍNICA DE MEDICINA DE FAMILIA DESDE UN ENFOQUE SISTÉMICO

COMENTARIOS TORTUGA

Para tratar a sus pacientes, el médico de familia, debería ver la vida global de sus pacientes. Para ello hace falta que el médico deje por unos momentos de ser médico y convertirse en persona, para ver la parte personal de sus pacientes. Para ello, el médico de familia podría preguntarse ¿si yo fuese este paciente, cómo me afectaría la medida terapéutica que yo le estoy recomendando?

 

Etiquetas: , , ,

2 Respuestas a “EL EFECTO TITANIC

  1. Montse

    7 noviembre, 2011 at 18:43

    Hola!!, soy Montse, os he escrito al correo, así que estas son las fábulas de las que hace tiempo me contaste que teniaís escritas!!, qué bonitas… la verdad es que yo a veces veo a las caras de la gente y me recuerda a algún animal, pensaba yo que podía ser algún trastorno mío!!.
    Pues yo he escrito un cuento para niños, los protagonistas son mis sobrinos, pero ahí lo tengo aparcado, se titula: “Las aventuras de Javi, Álvaro y los Vinkis: Los niños que veían demasiada televisión”, tengo que retocarlo, creo que está muy largo para niños, y quizá demasiado sentimental…
    En fin, ya os seguiré por aquí, muchas gracias por todo

    Un abrazo

    Montse

     
    • Medicina de Familia Tortuga

      11 diciembre, 2011 at 12:27

      Hola Montse!
      Gracias por tu comentario… Y por cierto, Por ejemplo, te sugerimos que nos envies, cuando creas que está a tu gusto, algún fragmento de tu cuento…
      Saludos.
      José Luis y Benjamín.

       

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: