RSS

Los expertos dicen que los ancianos estan sobretratados médicamente

10 Ago


 

Los expertos añaden que un conjunto de factores está contribuyendo a la excesiva medicalización de la tercera edad, incluidos: un simple deseo de muchos pacientes que buscan soluciones farmacéuticas para prolongar la vida o mejorar el rendimiento sexual, sobreprescripción a personas mayores para que sean más manejables en los centros de salud, el uso excesivo de medicación preventiva; agresivas técnicas de marketing de la industria farmacéutica; cuestionables guías de práctica clínica y prescripciones para paliar los efectos de otras prescripciones.

LEER MÁS

Los farmacéuticos cumplimentaron un promedio de 74 recetas al año para personas mayores de 80 años o más en 2005, en comparación con 14 recetas al año para todos los demás grupos de edad, según los últimos datos disponibles de las Estadísticas de Canadá. El Instituto Canadiense de Información Sanitaria (CIHI) dice que en el año 2010, aproximadamente el 13% de los adultos mayores que tomaron cinco o más medicamentos de prescripción experimentaron un efecto secundario que les llevó a buscar, como consecuencia, los servicios de salud.

El CIHI decla que el gasto en medicamentos en Canadá aumentó 3.8 mil millones de $ en 1985 a  31,1 mil millones de $ en 2010 y que el gasto en medicamentos per cápita entre las personas mayores es tres veces mayor que la del resto de la población. Hubo un aumento del 214% en las solicitudes de medicamentos recetados para los ancianos en Ontario entre 1997 y 2006, tiempo durante el cual hubo un aumento del 18,5% en el número de personas mayores de 65 años (BMC Family Practice  2010; 11:75). Los datos del CIHI indican que el número de personas mayores en  programas de medicamentos del sector público que toman cinco o más clases de fármacos aumentó de 57,7% a 62,0% entre 2002 y 2008.

Todos estos números sugieren que hay importantes desafíos para el sistema de salud, incluyendo los costos, dice la Dra. Margaret McGregor, una médico de familia en el Centro de Salud Comunitaria Mid-Main en Vancouver, Columbia Británica. “Ciertamente, estamos elevando nuestra esperanza de vida. La pregunta es, ¿haciendo cosas caras marginales, qué otras oportunidades estamos perdiendo? ”

Entre los grandes culpables está la medicación preventiva innecesaria, dice McGregor. “Tenemos la tendencia a mantener a las personas mayores con medicamentos con fines de prevención, incluso cuando no hay verdaderas pruebas que lo apoyen”

 Algunos medicamentos que se recetan a los ancianos pueden ser perjudiciales para su salud, dice el Dr. Fernand Turcotte, un médico retirado y co-fundador del Departamento de Medicina Preventiva y Social en la Universidad Laval en la ciudad de Quebec, Quebec.

 Por ejemplo, Turcotte dice, que los fármacos hipotensores son contraintuitivos para muchos pacientes de edad avanzada. Después de los 75 u 80 años, las paredes arteriales son menos elásticas y por lo tanto se necesita una mayor presión arterial para bombear la sangre a las áreas donde se necesita, dice. “Mediante la medicación para bajar la presión, corren un alto riesgo de originar una insuficiencia circulatoria.”

Turcotte afirma que muchas recetas para las personas mayores son completamente innecesarias. “Cuando nos fijamos en las instituciones de cuidados a largo plazo de la salud en Quebec, todavía hay muchas personas que reciben estatinas? ¿Qué diablos estamos tratando de evitar? ”

Algunos médicos han señalado que la discriminación por edad en la medicina lleva a  prescripciones preventivas que no se pueden correlacionar con  longevidad o calidad de vida (BMJ 2010; 341: 181).

Las presiones para la prescripción no sólo vienen de la comunidad médica que se esfuerza por lograr una igualdad de trato para todos, sino también de los propios pacientes. Como explica Turcotte, las familias piden a los médicos que se haga todo lo posible para reducir el dolor de sus seres queridos ancianos. Además, le marketing directo al consumidor está llevando a la generación de la posguerra a la búsqueda de la juventud pidiendo prescripciones relacionadas con el “estilo de vida” deseado: medicamentos como Viagra o terapia de reemplazo hormonal.

Otros comentan que la industria farmacéutica desempeña un papel. “Los médicos están influenciados [por el marketing farmacéutico] por lo general sin saberlo”, dice el Dr. Joel Lexchin, profesor de política de salud en la Universidad York en Toronto, Ontario. Lexchin añade que sus estudios relacionan el marketing con una disminución en la calidad de los patrones de prescripción y un aumento de los costos para los pacientes, incluyendo ancianos (PLoS Med 7 (10):. E1000352 doi: 10.1371/journal.pmed 0,1000352).

McGregor dice que las guías de práctica clínica son otro factor que contribuye. Las guías, a menudo, se establecen de una forma centradas en las enfermedades por expertos, que no tienen en cuenta consideraciones tales como el impacto de las intervenciones en la salud general del paciente, y no consideran las consecuencias financieras en el sistema de salud.

“Una vez que has diagnosticado muchos infartos de miocardio, se obtiene una versión sesgada y se ven infartos por todas partes”, sostiene. “No es una discusión amplia sobre el impacto en la población real.”

Turcotte dice que los autores de las guías están, a menudo, “corrompidos por los conflictos de interés” y que su investigación está apoyada por las empresas farmacéuticas, mientras que los médicos son a menudo cegados por el hecho de que las guías fueron escritas por “celebridades de diferentes especialidades,” personas consideradas demasiado poderosos por otros médicos para desacordar.

Lexchin sostiene que el proceso de envejecimiento en sí mismo a menudo conduce a intervenciones innecesarias. Reacciones normales asociados con el envejecimiento, como la depresión o la pena o incluso la tristeza y el aislamiento asociado con estar encerrado en casa durante el invierno se caracterizan a menudo inadecuadamente como condiciones médicas, dice. “Los médicos no tienen mucho tiempo para pasar con cada paciente, ni tampoco suelen tener acceso a la clase de recursos, a los que acceden los trabajadores sociales y trabajadores comunitarios que podrían prevenir el uso de medicamentos”.

 Más insidiosamente, Lexchin sostiene que las personas mayores en hogares de cuidado a largo plazo son a menudo drogados para que sean más manejables en un entorno con recursos limitados. Cita como prueba un estudio que encontró que aproximadamente a una cuarta parte de los adultos que entraron en un hogar de ancianos en la provincia de Ontario se les prescribió un fármaco antipsicótico en su primer año, a pesar de que nunca habían estado tratados previamente con un neuroléptico (J Am Soc Geriatr 2004; 52: 749-55).

Otros dicen que las personas mayores están desarrollando una tendencia excesiva a la medicalización. Este es especialmente el caso de los que buscan mantener su nivel de actividad sexual, dice Turcotte. “Para colmo de males estamos tratando de hacer lo mismo con las mujeres mediante la creación de la falsa enfermedad de la disfunción sexual femenina”.

McGregor dice que las consecuencias financieras de la medicalización excesiva, son enormes para el sistema de salud y para el tratamiento de las personas mayores. Argumenta que “podríamos poner ese dinero a lograr más recursos humanos, una mejor alimentación y más programas [en los hogares de cuidado a largo plazo de los ancianos]”.

 

ELEMENTOS TEÓRICOS RELACIONADOS CON LA CLÍNICA DE MEDICINA DE FAMILIA DESDE UN ENFOQUE SISTÉMICO

 

COMENTARIOS TORTUGA

 The NewYorkTimes reflexiona así sobre el tema:

Fue hace dos décadas que un grupo de rebeldes culinarios retrocedió un paso de gigante en el sendero evolutivo con el movimiento de la “comida lenta”. En lugar de comida rápida producida por las líneas de montaje de consorcios gigantes, defendieron los productos de la agricultura a pequeña escala – tiempo de preparación, hermoso a la vista, muy bueno para usted.

Ahora (y, algunos podrían añadir, por fin) los médicos están haciendo lo mismo, rechazando la línea de montaje de la atención médica moderna a la tercera edad, con opciones más suaves. El menú no es sustituido en todos los pacientes – al menos no todavía. Para las personas muy mayores, sin embargo, la mayoría está de acuerdo, el amor, siempre difícil, de la medicina moderna en todas sus centros hospitalarios, obsesionados con la medicación, con la alta tecnología, con la impersonalidad, puede perjudicar más que ayudar.

En su lugar, los médicos como Dennis McCullough, un médico de familia y geriatra de Dartmouth Medical School, sugiere la “medicina lenta” – como él dice, “una centrada en la familia, la forma menos costosa”.

 

Etiquetas: , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: