RSS

Lumbalgia y vuelta al trabajo

29 Jun

Raspe y cols realizan y publican un estudio comparando la evolución de la lumbalgia en la Antigua República Democrática Alemana después de su unificación con la antigua Alemana Federal. Juan Gervás publica en Cochrane y otros lugares un resumen y unos comentarios a este estudio en los términos que siguen literalmente:

“En el último medio siglo se ha desarrollado una nueva cultura al respecto que está convirtiendo en inválidos a millones de hombres en el mundo desarrollado, pese a que el dolor de espalda cede espontáneamente en el 90% en menos de un mes. Incluso las hernias de disco desaparecen espontáneamente en el 50% de los casos. A este cuadro leve y muy común (incidencia anual en la población general de hasta el 20%), que podemos entender como una variación de la normalidad, se sobre-responde médicamente y por consecuencia tenemos una verdadera epidemia de minusvalías por dolor de espalda que antes no existía”.

LEER MÁS

“En el primer estudio, 1991-92, inmediatamente tras la reunificación, las diferencias en prevalencia del dolor lumbar entre las poblaciones llegan a ser del 15% (69% en la población de la antigua Alemania Democrática contra 84% en la población de la antigua Alemania Federal).
La diferencia disminuyó rápidamente al 4% en 1992-93 (83 contra 87%) y desaparece para 2003. Es decir, se homogeniza la prevalencia del dolor lumbar. Respecto a la baja laboral por dolor lumbar al comienzo de la reunificación, la frecuencia en días perdidos era más del cuádruple entre los trabajadores de la Alemania Federal; aumentó rápidamente en la Alemania Democrática hasta casi igualarse en 1996, y desde entonces ha ido disminuyendo en paralelo en ambas poblaciones. Por otras fuentes puede colegirse que la prevalencia del dolor lumbar ha cambiado poco en la antigua Alemania Federal, de forma que se confirma que la homogenización se ha “logrado” a costa del aumento del dolor lumbar en la antigua Alemania Democrática.
La emigración desde el este al oeste, y la mayor proporción de obesidad y desempleo en el este son hechos que pueden influir en la distinta prevalencia del dolor lumbar, pero no explican todo el cambio. Los autores aluden a la influencia social que cambia la percepción del dolor lumbar de la misma forma que las redes sociales hacen posible la difusión de la obesidad”.

“El dolor de espalda que llamamos mecánico o inespecífico puede afectar desde la región cervical a la lumbar. Es un proceso benigno y sólo recientemente se ha convertido en una epidemia con graves consecuencias en salud laboral (bajas) y personal (minusvalías permanentes). Gran parte del daño se puede atribuir a la actividad del sistema sanitario, a las decisiones de los médicos de recomendar reposo y de utilizar medios diagnósticos y terapéuticos (cirugía incluida)”.

“Sabemos que el reposo es perjudicial desde hace más de veinte años, como sabemos que la radiología no ayuda en nada. Los autores del trabajo comentado consideran al dolor de espalda como enfermedad contagiosa y atribuyen la contagiosidad a las “influencias sociales”. El firmante considera a los médicos como los agentes que contagian la patológica forma de entender una variación de la normalidad, certifican bajas y causan minusvalías. Son los médicos los que “enseñamos” a los pacientes sobre el uso de radiología, la necesidad del reposo, la coincidencia con hernias discales, las terapéuticas farmacológicas, físicas y quirúrgicas y hasta los que inventamos enfermedades inexistentes como “canal lumbar estrecho”.
Probablemente fueron los médicos del este los que emularon a los del oeste, y contagiaron el dolor de espalda a la población de la antigua Alemania Democrática”.

Soklaridis y cols realizan y publican en 2010 un estudio cualitativo en el que intentando comprender las variables psicosociales individuales de la evolución de la lumbalgia, terminan derivando hacia la necesidad de incluir una concepción sociopolítica y económica para comprender “algunas raíces profundas” de la lumbalgia.. “Aunque el estudio comenzó haciendo preguntas relacionadas con los distintos factores psicosociales y su asociación con el  dolor lumbar y la vuelta temprana y segura al trabajo, luego dio un giro interesante. La mayoría de los participantes en el estudio expresaban que los factores psicosociales son el producto de grandes cuestiones sistémicas y organizativas. En lugar de centrarse en los factores psicosociales aislados de una persona concreta, los encuestados describieron cómo el contexto de un sistema mucho mayor, y la compleja interacción entre los muchos componentes diferentes de ese sistema, contribuyen directa o indirectamente al tratamiento de la lumbalgia y la vuelta temprana y segura al trabajo. Se trata de las interrelaciones entre los sistemas las que determinan el proceso de vuelta al trabajo de un trabajador con lumbalgia. Aunque es importante entender cómo los factores psicosociales afectan a la vuelta temprana y segura al trabajo, las estructuras organizativas dentro de nuestro contexto social parecen jugar un papel en cómo los interesados conforman la visión y responden emocionalmente al dolor lumbar y la vuelta temprana y segura al trabajo, así como el grado en que se puede prever la adopción de medidas sobre ellas. Tenemos que considerar ir más allá de una conceptualización psicosocial del dolor lumbar y la vuelta temprana y segura al trabajo en una concepción sociopolítica y económica. Esta reconceptualización da una idea de los “factores profundos” asociados con el dolor lumbar y la vuelta temprana y segura al trabajo”.

Estos elementos pueden aclarar los resultados cuantitativos  que se muestran en el estudio de Lonnberg y cols después de evaluar una cohorte a 22 años en la que concluyen que:  Comparado con la historia del dolor y los hallazgos clínicos, la percepción de la carga laboral es un predictor mejor de los resultados a largo plazo de la lumbalgia.

En Family Practice, Corbett y cols publicaron un estudio cualitativo intentando comprender por qué los médicos de familia no se ajustan a las guías clínicas sobre abordaje de los pacientes con lumbalgia. Los médicos reconocen conocer las recomendaciones de las guías, pero la divergencia se produce en la ejecución.Esto se debea que los médicos se centran en la persona entera, -no sólo en un problema de salud dadoy en la importancia de mantener la relación médico-paciente, que se basa en una negociación efectiva de las percepciones y expectativas mutuas. Se necesita una exploración más profunda sobre cómo pueden ser construidos los procesos de consulta para combinar efectivamente la evidencia con la atención centrada en el paciente.

 

 

 

ELEMENTOS TEÓRICOS RELACIONADOS CON LA CLÍNICA DE MEDICINA DE FAMILIA DESDE UN ENFOQUE SISTÉMICO

 

COMENTARIOS TORTUGA

Quizás la complejidad de los problemas de salud en general y como ejemplo el caso de la lumbalgia inespecífca explica por qué los médicos de famila no pueden seguir sistemáticamente los consejos de las guías clínicas. Desde luego, las guías aclaran que existe un sesgo de selección de los determinantes de la lumbalgia y apuntan hacia el contexto laboral. Y, efectivametne, aunque la lumbalgia retiró al paciente de su trabajo y de su vida cotidiana, reconectar al paciente con lumbalgia inespecífica a su red laboral y vital puede, paradójicamente, curar su lumbalgia. Sin embargo el modo de hacer esto no puede ser lineal (simplemente “cumplir las recomendaciones de la guía”) sino mediante un acercamento pragmático e interativo a la realidad compleja de cada paciente concreto.

 

Etiquetas: , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: